• Imprimir

Trasplante de médula ósea

La médula ósea es un material esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos y es rico en células germinales o progenitoras, es decir la forma más inicial de las futuras células de la sangre, que cuando maduren se convierten en los eritrocitos (glóbulos rojos), leucocitos (glóbulos blancos) y plaquetas.

Cuando se producen enfermedades en este tejido se requiere el trasplante como tratamiento, consiste en sustituir la médula “no funcional” por una sana o “funcional”.

Está indicado en determinados procesos hematológicos, oncológicos e inmunológicos. Los criterios generales de inclusión en un programa de trasplante de médula ósea son la edad, la fase de la enfermedad, la disponibilidad de un donante, si procede y la ausencia de otras enfermedades graves.

Fase 1: Administrar quimioterapia, radioterapia, o bien ambos tratamientos, en altas dosis con el objetivo de eliminar todas las células de la médula ósea propia así como células no deseadas y/o malignas que se encuentran en este tejido. Este proceso se denomina ablación o mieloablación.

Fase 2: Regenerar el tejido con la implantación de las nuevas células sanas (también nombradas células madre porque están en la fase inicial y que madurarán hacia células de la sangre) a través de la vía venosa.

Hay diferentes mecanismos para obtener las nuevas células:

Aspiración de la médula ósea: se introduce una aguja fina en el hueso, generalmente sobre la cadera, con anestesia local o regional. La muestra se procesa y se elimina la sangre y restos de hueso y posteriormente se congela (criopreservación) hasta que se necesita para su administración.

Extracción periférica de sangre: Esta técnica requiere que los días previos a la extracción de sangre, el donante reciba una medicación para aumentar el número de células madre en la sangre periférica (la que circula por las venas). Después se hace una extracción venosa, a través de un catéter específico que se conecta a una máquina; la sangre pasa del catéter a la máquina donde se capturan las células madre, volviendo la sangre al donante. Igual que en el caso anterior, las células son congeladas.

Antes del nacimiento de un hijo, los padres contactan con un banco de sangre de cordón umbilical. Generalmente es necesario llenar una serie de cuestionarios y obtener una muestra de sangre de la madre.

En el parto, cuando se corta el cordón umbilical, se recupera una cantidad de sangre del cordón umbilical y de la placenta. Este es un procedimiento de mínimo riesgo para la madre y el bebé. Se procesa la sangre y se congela.

La cantidad que se extrae es pequeña por este motivo, generalmente, se administra en trasplantes a niños o adultos de talla pequeña.

Dependiendo de la procedencia de las células, el trasplante recibe un nombre diferente:

  • Trasplante autólogo: Cuando se obtienen las células del propio paciente. Estas células tienen que ser tratadas para eliminar todas las células malignas, y posteriormente se congelan y se guardan, hasta el día que se administran.
  • Trasplante alogénico: En ocasiones las células madre a inyectar provienen de un donante, que puede ser de la propia familia, generalmente hermanos, el cual se denomina trasplante alogénico emparentado, o de un donante externo, que se denomina trasplante alogénico no emparentado.
  • Mine-alotrasplantamiento: Esta técnica se utiliza en casos concretos en que se prevé intolerancia a los tratamientos previos de altas dosis (quimioterapia y/o radioterapia). Consiste en la aplicación de estas terapias con intensidad reducida antes de realizar el trasplante.

Estas técnicas implican riesgos fundamentalmente relacionados con la severa alteración del sistema inmunitario que se produce con las terapias de alta intensidad (quimioterapia y/o radioterapia) y también, con la implantación de las nuevas células madre. Es por eso que es necesaria la hospitalización en la mayoría de los casos, para prevenir y tratar las infecciones, los efectos secundarios de los tratamientos y las posibles complicaciones, proporcionando un ambiente protegido y vigilancia cercana.

Fecha de actualización:  21.01.2010