• Imprimir

Radioterapia

radioterapia2

La radioterapia consiste en la utilización de rayos de alta energía para destruir o reducir las células tumorales de una zona específicamente delimitada. Se usa para tratar algunos tipos de cáncer, pero no todos. La radioterapia puede actuar destruyendo las células directamente o bien interfiriendo en su crecimiento.

Se emplea como tratamiento único o en combinación con otras terapias, antes o después, como la cirugía o la quimioterapia, con el propósito de:

  • Reducir la medida del tumor antes de la cirugía.
  • Destruir las células que puedan quedar después de la cirugía.

 

Hay diferentes tipos de radioterapia:

  • Externa. La radiación se administra desde el exterior del cuerpo mediante una máquina llamada acelerador lineal. El acelerador emite la radiación específicamente sobre el lugar donde se quiere aplicar el tratamiento. Para conseguirlo, la máquina puede hacer varios movimientos durante la sesión de tratamiento. Se aplica diariamente, cinco días a la semana, de forma ambulatoria, durante varias semanas.
  • Braquiterapia. También llamada radioterapia interna. Consiste en la administración de la radiación a través de materiales radiactivos especiales, denominados “semillas” o “fuentes”, que se depositan cerca o dentro del tumor.
  • Radioterapia de intensidad modulada (IMRT). Es una técnica que permite administrar altas dosis de radiación sobre una zona específica, y así reducir la afectación de los tejidos cercanos. Según los casos, esta técnica puede sustituir la radioterapia externa convencional.

Efectos secundarios

La radioterapia está dirigida a las células tumorales pero también puede afectar los tejidos cercanos en menor intensidad, por lo cual se pueden producir efectos secundarios.

Según la zona del cuerpo irradiada los efectos secundarios son diferentes. Los más comunes son:

  • Fatiga o cansancio.
  • Pérdida del cabello en la zona irradiada.
  • Alteraciones locales de la piel: más seca, sensible o enrojecida.

Durante el periodo de tratamiento se hacen controles rutinarios para evaluar el proceso. La mayoría de los efectos secundarios son temporales y controlables. El hecho que aparezcan efectos secundarios no implica que se tengan que tener todos ni que sean un signo del funcionamiento del tratamiento.

Fecha de actualización:  30.03.2010