• Imprimir

Las relaciones sociales y el trabajo

El hecho de haber tenido un cáncer puede influenciar en el tipo de relación que tenga con las personas que le son cercanas, como por ejemplo la familia, las amistades o los compañeros y compañeras de trabajo.

La familia

Al finalizar el tratamiento, es posible que la familia no esté preparada para el tiempo que requiere la recuperación. Probablemente hará falta más tiempo que la duración del tratamiento. Es un periodo que puede generar preocupación o disgusto, si se tenía la idea que al finalizar los tratamientos todo volvería inmediatamente al estado previo de normalidad y se hace evidente que no es así.

Durante este tiempo no será necesario tener tanto apoyo como durante el tratamiento, pero sí que lo será establecer un ritmo gradual de regreso al ritmo cotidiano de la vida. Hay que hablar abiertamente de cómo se siente, que necesita y que puede hacer y desarrollar progresivamente. De este modo se comparte de forma conjunta esta evolución evitando malentendidos, como por ejemplo sentirse desatendido o con responsabilidades para las cuales todavía no se está preparado. También la familia se sentirá más orientada.

El trabajo

Generalmente cuando las personas vuelven al trabajo, tanto si se ha seguido trabajando de forma intermitente o continuada durante el tratamiento como si no, el rendimiento es igual que otras personas, una vez recuperado el ritmo habitual. Los primeros días pueden ser algo más pesados para algunos y, para otros, una motivación en el camino de la recuperación. Volver al trabajo suele ayudar a retornar al ritmo cotidiano propio de la vida.

El hecho de haber tenido un cáncer no es motivo de modificación de las condiciones de su trabajo a excepción de aquellas situaciones que —por requerimientos físicos o mentales y afectaciones permanentes debidas a la enfermedad o a los tratamientos— requieran modificar el ámbito de trabajo. No obstante, en casos concretos el regreso laboral no es posible. En este sentido puede asesorarse en su trabajo y en organismos laborales.

Es importante tener en cuenta que no tiene la obligación de informar sobre la enfermedad si no quiere, salvo en los casos que por este motivo afecte directamente el trabajo y quiera modificar las condiciones de trabajo.

Los amigos y los compañeros de trabajo

Las reacciones de los amigos o de los compañeros de trabajo pueden ser muy diversas. Desde situaciones abiertas de comunicación, apoyo y normalidad a otros en que no saben que decir y pueden mostrar incluso una actitud un poco lejana por esta causa.

En todo caso el ritmo de las interrelaciones lo tiene que llevar usted de la manera en que le sea más cómoda y no le suponga un sobreesfuerzo emocional en el momento de relacionarse.

Fecha de actualización:  05.01.2010