• Imprimir

Las emociones

Cada persona vive la experiencia del cáncer de forma diferente. Las emociones, los sentimientos y los miedos son vivencias únicas. Al finalizar los tratamientos y volver al ritmo propio de vida es frecuente que se den algunas preocupaciones, especialmente el miedo a la recaída.

Generalmente en el primer año, después de haber finalizado el tratamiento, se pone mucha atención sobre la probabilidad que el cáncer vuelva a aparecer.

A algunas personas, esta posibilidad les genera miedo de forma tan importante que ocupa la mayor parte de la propia vida y perturban su vivencia con dificultades para concentrarse, dormir bien o comer. Un momento de gran preocupación, incluso de angustia, son las visitas de seguimiento, que comporta enfrentarse a conocer la evolución de la salud. Solo el hecho de pensar en estas probabilidades hace que se sientan emociones en el presente como consecuencia de la anticipación de situaciones.

Otras personas, aunque sientan preocupación por la posible recaída, centran más su atención en el alivio que les comporta el hecho de haber superado un cáncer y la confianza de devolver al ritmo propio.

Recomendaciones

  • Consulte con su equipo asistencial sobre lo que puede hacer por su salud en esta etapa; le puede ayudar a tener más sensación de control. Estar bien informados elimina incertidumbres innecesarias; pregunte abiertamente todo lo que le preocupe.
  • Exprese sus emociones. Muchas personas prefieren hacerlo con la familia o amigos cercanos o bien incluso con los compañeros de trabajo. El hecho de no esconder las emociones evite añadir un sobreesfuerzo. Las personas que prefieren no hacerlo pueden sentirse mejor si piensan en cómo organizar sus emociones para evitar la sensación de colapso; puede ayudar escribirlas.
  • Refuerce los aspectos positivos que esté viviendo. Procure realizar actividades que le reporten salud y bienestar. Intensifique los pensamientos positivos para que los negativos no ocupen toda su atención.
  • No obstante, no es necesario sentirse contento todo el tiempo. De espacio a sus emociones.
  • Encuentre actividades que le puedan relajar. Practique algunos ejercicios.
  • Manténgase tan activo como le sea posible; le ayudará a sentirse mejor y a tener otros ámbitos de atención.
Fecha de actualización:  05.01.2010

Información relacionada