• Imprimir

El seguimiento

El seguimiento consiste en realizar revisiones médicas regulares, que incluyen las visitas y la realización de algunas pruebas, como por ejemplo análisis de sangre, radiografías, TAC, etc.

El objetivo principal es identificar cambios en la salud relacionados con:

  • La posible recaída del cáncer en el mismo lugar del tumor primario o en situación de extensión o metástasis
  • La detección precoz de la posible aparición de otros tumores
  • La valoración de los efectos secundarios relacionados con los tratamientos recibidos
 

La frecuencia del seguimiento depende del tipo de cáncer y del tratamiento recibido, así como de los efectos secundarios o problemas relacionados que se hayan podido desarrollar durante el tratamiento. De forma general, en los primeros meses las visitas suelen hacerse cada tres o cuatro meses, y después, en los primeros años, cada seis o doce meses.

La primera visita de seguimiento

En esta visita es de interés conocer en que consistirá el seguimiento para uno mismo, cuáles son aquellos aspectos sobre los cuales se debe cuidar y preguntar todas las dudas que se consideren, como por ejemplo:

  • La frecuencia de visitas y con qué profesionales y/o especialistas se tienen que hacer.
  • Los tipos de pruebas y su frecuencia.
  • Cuáles son las probabilidades que el cáncer vuelva o se desarrolle otro de nuevo.
  • Cuáles son los síntomas o situaciones de salud por los cuales se tiene que tener especial atención.
  • En caso de que se tenga uno de estos síntomas que hay que hacer o donde se tendría que llamar.
  • Cuáles son las cosas que se pueden hacer para preservar la salud y el bienestar.
  • Cuáles son las acciones a desarrollar para volver a la vida diaria atendiendo a las circunstancias individuales de este momento, en relación a los hábitos propios, el trabajo, las relaciones sexuales, las emociones…
  • Si tiene interés en grupos de ayuda mutua, asociaciones de pacientes, u otros apoyos, pedir información.
  • Solicite sus informes clínicos completos en caso de que todavía no los tenga.

Vida saludable

Al finalizar el tratamiento, muchas personas identifican este tiempo como una oportunidad para introducir algunos cambios en su estilo de vida, para preservar la salud y que les reporten bienestar, reduciendo o eliminando los riesgos conocidos. En este sentido, el código europeo contra el cáncer incluye varias recomendaciones de las cuales destacamos:

  • Si fuma, déjelo. Fumar es uno de los factores de riesgo del cáncer y otras enfermedades.
  • Si consume alcohol, hágalo moderadamente. Igual que el tabaco, se relaciona con el aumento de probabilidades de desarrollar algunos tipos de cáncer.
  • Comer bien. Especialmente, consuma diariamente frutas y verduras (5 raciones al día). Conviene reducir el consumo de grasas y los alimentos de origen animal.
  • Evite el sobrepeso. Además del cáncer también es un riesgo para otras enfermedades como las cardiovasculares y las óseas.
  • Hacer ejercicio y manténgase activo. En general, la actividad física regular y moderada reporta varios beneficios. Caminar diariamente de 30 minutos a una hora ayuda a: 
    • Reducir la ansiedad y la tristeza
    • Mejorar el estado de ánimo y la autoestima
    • Reducir la fatiga o cansancio
Fecha de actualización:  05.01.2010